Se retirarán los chopos del Colegio para evitar peligro y averías

1.jpg

Durante el día de hoy han comenzado las labores de retirada de los árboles que están al borde de la valla del Colegio CEIP Cervantes en Avenida de La Rioja. Son unos chopos de más de 25 años y un gran porte que estaban causando muchas molestias y acarreaban gran peligro

Se trata de sustituir los árboles cuyas raíces están levantando el suelo, por otros más pequeños, aminorando los efectos que el crecimiento desmesurado de la vegetación puede provocar en el casco urbano.

El Ayuntamiento, ante las quejas vecinales y sobre todo ante el peligro que representaban estos chopos decidió solicitar los correspondientes informes a los técnicos, aparejadores, jardineros... que presentaron los correspondientes informes y así mismo se presentaron a todos los grupos municipales.

Los informes eran contundentes, se observa la proliferación de raíces que crecen sin control bajo el pavimento, levantándolo y dando lugar a un suelo muy irregular y peligroso para los peatones, vehículos... afectando también al muro del propio colegio e incluso llegando a afectar a servicios esenciales como las tuberías que se han visto afectadas ya en varias averías de agua. Así mismo la pista deportiva del colegio también está sufriendo desperfectos y uno de los factores más peligrosos son las ramas que en alguna ocasión se han roto y han podido provocar algún accidente entre los niños que juegan en el patio.

Estos chopos se retirarán pero serán sustituidos por otras especies de menor porte y cuyas raíces no puedan afectar a las vías públicas. Además se ampliará la zona de juegos de los más pequeños en una zona que ahora será más segura.

Además de los árboles que se plantarán en sustitución de los que se retiran, (cuando el proceso de destrucción de las raíces existentes y que permita que los nuevos árboles crezcan con toda normalidad), también se van a plantar cuatro olivos centenarios en algunos parques y algunas otras especies como japónicas o aligustres.

Estos chopos se retirarán pero serán sustituidos por otras especies de menor porte y cuyas raíces no puedan afectar a las vías públicas. Además se ampliará la zona de juegos de los más pequeños en una zona que ahora será más segura.

Además de los árboles que se plantarán en sustitución de los que se retiran, (cuando el proceso de destrucción de las raíces existentes y que permita que los nuevos árboles crezcan con toda normalidad), también se van a plantar cuatro olivos centenarios en algunos parques y algunas otras especies como japónicas o aligustres.

6.jpg